Cómo contratar una empresa de diseño y desarrollo web

Creado el 10 diciembre 2019

Cuando vas a crear la web para tu negocio o para ti mismo, pueden surgir diferentes preguntas. Intentaremos solventarlas poco a poco. Te hablaremos de la opción de cómo diseñar una web tu mismo para acabar viendo en qué debemos fijarnos si decides externalizar el servicio en terceros. De esta manera podrás ver pros y contras de ambos sistemas y decidir por ti mismo qué necesitas.

Al navegar por Internet, encuentras mucha información acerca del diseño y desarrollo web. Vamos por pasos.

Debes de aclarar que en términos generales una empresa de diseño no es lo mismo que una de desarrollo. Una empresa de diseño web se encarga de crear el aspecto de la web, generalmente no programa, o hace pequeñas modificaciones de código. Por otra parte, están las empresas o freelances que trabajan desarrollando webs, en este caso, sí que son los encargados de hacer el código desde cero, si fuese necesario.

Crear mi web o contratar una empresa de diseño o desarrollo web

En Internet encuentras un exceso de información para crear tu propia web. Sobre todo si hablamos de gestores de contenido como pueden ser WordPress o PrestaShop. Son dos buenas opciones si quieres empezar por tu cuenta, sobre todo WordPress que es más intuitivo. Si buscas un nivel más avanzado también encontrarás mucha documentación sobre HTML5, CSS3 y PHP, por ejemplo. Todos son lenguajes que te permiten diseñar, maquetar o programar desde cero tu web.

Si optas por crear tu propia web obtendrás de manera inmediata los siguiente beneficios:

  • Ahorro de costes económicos, no contratas a nadie.
  • Será un diseño personalizado a tu gusto, tu lo diseñas y lo ejecutas.
  • Mejorarás los conocimientos sobre diseño y/o desarrollo web.

En el lado opuesto están las desventajas, que según tu situación serán mayores o peores:

  • Empleo de mucho tiempo en crear la web, en lugar de gestionar el negocio.
  • Dificultad para crear funciones complejas en la web.
  • No cuentas con un profesional que guíe el proyecto y resuelva problemas con eficacia.

Si optas por contratar un profesional obtendrás estos beneficios:

  • Mientras diseñan y desarrollan tu web puedes dedicarte a tu negocio y que éste genere ingresos.
  • El aspecto de tu web será más profesional y adecuado a tus necesidades.
  • Ante cualquier incidencia tendrás un profesional que te asesore.
  • Las empresas y freelances acostumbrados a trabajar en web tienen unos conocimientos transversales del sector. Por ejemplo: elección de un plan de hosting adecuado a tus necesidades u optimizar la web para SEO, entre otras.

Contratar una empresa de servicios web para mi negocio

Si optas por contratar una empresa que ofrezca servicios de web, ya sea de diseño o desarrollo. Debes tener en cuenta los factores que comentamos aquí:

1. ¿Freelance o agencia? Depende de las necesidades de tu proyecto. Si es pequeño o mediano, con un freelance puede ser suficiente, si es un desarrollo más complejo, probablemente una agencia cubra mejor tus necesidades. Pregunta y sal de dudas, muchos freelance cuentan con otros colaboradores habituales con los que trabajar, por lo que son casi como un agencia.

2. Web estática o dinámica: Según las necesidades presentes y futuras podemos optar por una u otra opción. Una web estática es la que no va a sufrir cambios -o estos son leves-, y una dinámica es aquella que conlleva cambios (tienda online, blog...)

3. El diseño por plantillas tiene un coste inferior ya que son diseños base al que se le añade tu información de empresa. Un desarrollo a medida conlleva más trabajo para adaptarlo a tus necesidades. Esto permitirá que tu web tenga las funcionalidades que tu necesitas.

4. Elige aquella empresa que te llame la atención por el diseño de su web, o su porfolio. Al fin y al cabo vas a contratar precisamente eso: una web.

5. Equipo profesional y preparado para todas las necesidades de tu web. Esta flexibilidad permitirá el mantenimiento posterior de la web, realizar cambios, seguridad...

6. La transparencia y el asesoramiento deben estar siempre presente, en todas las fases de construcción e implementación de la web.

7. Las opiniones son importantes. Búscalas en sitios de terceros, por ejemplo en la ficha de Google My Business o en redes sociales. También puedes preguntar a tus conocidos. Puedes pedirle al freelance o agencia que te facilite el contacto de clientes recientes con los que puedas preguntar cómo fue el trabajo.

Presupuesto de la web

Sobre el presupuesto... Esto puede ser un mundo.

Aquí entramos en la parte económica de lleno.

Te dejamos algunos consejos, y siempre siempre, usa la lógica y el sentido común. Si no entiendes algo, pregúntalo. Las dudas y ambigüedades no suelen acabar bien.

1. El presupuesto siempre deben dártelo por escrito.

2. Comprueba su validez: que aparezcan los datos de quién lo realiza, el tiempo de validez... Estos datos también pueden venir en el contrato de servicios de diseño web.

3. Detallado y especificado tanto en plazos de entrega como el diseño, funcionalidades de la web, tipo de hosting...

4. Abonar una parte del presupuesto hace que tanto tú como el profesional estéis motivados por sacar el proyecto adelante. Pide la factura, será tu justificante para reclamar soluciones ante problemas que puedan surgir.

5. ¿Quién se encarga de contratar el hosting y el dominio? Esto es un punto muy importante, y deberías tenerlo muy en cuenta. Lo recomendable es que contrates tu mismo el dominio y el hosting. Si es un desarrollo personalizado deberás consultar los requisitos del servidor con el programador. Para la mayoría de las webs la propia empresa de hosting puede orientarte sobre tus necesidades. Y siempre que el dominio lo registren a tu nombre y no al del desarrollador, así evitarás el llamado secuestro de páginas webs.

Y hasta aquí nuestra entrada.

Si tienes dudas escríbenos o contacta por redes sociales.

Etiquetas: diseño, desarrollo

 

Volver

centosdebianispconfigillumosopenvzsupermicrociscocogentcogent ripe-ncc